“Despierta la maga que hay en ti”

La energía femenina no es tema de género, de roles o estereotipos, la energía femenina está en hombres y mujeres, así como la energía masculina. Somos un compuesto de las dos energías, así como la luna y el sol. Ninguna es mejor que la otra, son complementarias.

La energía masculina se evidencia en la competitividad, la exigencia, lo racional, lo rápido, lo que nos hace pasar a la acción, también en la dominancia, autoritarismo, necesidad de control, separación, en los juicios, en las etiquetas.  ¿En qué medida la tienes desarrollada en tu vida?

Si nos preguntáramos ¿Cómo es la energía femenina? ¿Sabrías contestar?

Hoy más que nunca prevalece la necesidad de estar conectadas con nuestra intuición, armonizadas, creativas e inspiradas para llevar mejores relaciones, consigo mismas, con la pareja, con los hijos, con los amigos y compañeros de trabajo.

¿Reconoces en tí el rol de Mujer Maravilla? La Super Woman  madre cabeza de familia con gran cantidad de responsabilidades, que compite en el mundo laboral, hace valer los derechos como mujeres, es  mamá, esposa, hija, amiga, hermana, colega, etc. Y para cumplir a cabalidad con todo ello la autoexigencia necesita de las cualidades de la energía masculina principalmente.

No podemos ser nosotras mismas y estar equilibradas si abandonamos nuestra energía femenina, sólo podemos ser auténticas y fluir cuando nos conectamos con las cualidades del corazón: cuidado, apreciación, gratitud, comunicación… y desde ahí inspiramos, amamos, cooperamos, CREAMOS y conciliamos.

La energía masculina y femenina son necesarias, son un sistema y por eso es importante que estén equilibradas, no juzgues si lo haces bien o mal solo conéctate contigo misma, haz lo que te gusta y ¡disfrútalo!

Ama, escribe, baila, ayuda, conversa, crea o pinta, es fundamental que cuides y conserves el poder de tu energía femenina para que te sientas plena, consciente, feliz, libre y apasionada.

Desde ese estado esencial de tu Ser permites a otros que te cuiden, que te amen, que te ayuden. No es debilidad, no es inferioridad, es sistema integrado. Exigirte tanto es bloquear tu armonía, tu salud, tu bienestar.

Sé auténtica. Ser vulnerable es reconocer tu autenticidad, vulnerabilidad no es debilidad, es ser auténtico. Todos tenemos límites y necesitamos ayuda. Abrir el corazón, exponerse, comprometerse, arriesgarse hace parte de la vivencia plena de la vida. No escondas lo que hace que seas tú, llénate de amabilidad  y amor, no te pongas límites, sólo pon límites a lo que no te hacer ser feliz.

¿Quieres experimentar lo que es la energía femenina?
Acompáñanos en el taller “Despierta la Maga que hay en ti”
Dana Benarroch.

© 2019 por Contacto Humano Organizacional.