¿Al fin qué, trabajo remoto o presencial?

Por: Dana Benarroch

Publicado: Agosto 2020

Si si, ya sabemos la requete conocida frase "Lo único permanente es el cambio".  Pero esta famosa frase parece no tener suficiente fuerza de consuelo frente al vertiginoso temporal que hemos vivido. ¿Por qué?

 

En una de las empresas con las que trabajo, me estaban pidiendo a principios del año realizar un programa de formación en adaptabilidad, cuando establecieron el confinamiento preventivo por 15 días, y se quedó 6 meses. Semanas después de haber comenzado la cuarentena, entre risas y bromas, dijimos: "¿querías un entrenamiento en adaptabilidad al cambio? Aquí lo tienes express".  Es que a veces es mejor reír que llorar, aunque también hay que llorar, para botar el taco.

 

Cuando estudiamos la naturaleza humana, los procesos de aprendizaje en el cerebro, en la mente, en las emociones y en el cuerpo, transformando la manera de relacionarnos y con ello la cultura y la productividad, entendemos que los cambios por más permanentes que sean en la naturaleza de la vida, tienen su proceso y se toman un tiempo.  Un proceso de alternancia en el tiempo como lo hacen las estaciones del año, como el día y la noche, como el latir del corazón y la dinámica del esfuerzo y el descanso.

 

En la era de la información, estamos evidenciando cómo las redes sociales y los medios de comunicación nos bombardean e inundan la cabeza, la mente y las emociones a una velocidad tan vertiginosa que la confusión es el denominador común. Vemos a gobernantes y líderes tomar decisiones absurdas, sin sentido, sin lógica, desorientados. Dando bandazos y retrocediendo. Decisiones donde no se entiende cuál es el valor que están privilegiando, aunque lo digan, porque no hace sentido frente a otras informaciones que nos llegan.  Nos estamos enloqueciendo.

 

¿Por qué tanta confusión?

 

La adaptabilidad al cambio requiere dos premisas fundamentales para ser permanente y productiva.

La primera es tener claro el sentido o propósito superior que inspira el actuar. Viktor Frankl hace una distinción entre Sentido con S mayúscula y sentido con s minúscula. El Sentido de la Vida, o Propósito superior, es ese llamado casi utópico que siente una persona, empresa o sociedad en función de un bien común. Y el sentido con minúscula, se refiere al actuar cotidiano, hasta en la más mínima acción, donde también encontramos sentido y propósito, más terrenal, más personal y más probable, pero en todo caso derivado de ese Propósito superior.

La segunda es el tiempo. Un tiempo que considera tanto la historia, la inercia que se trae como la duración de la implementación del nuevo hábito.  Una implementación de cambio implica reconocer y valorar lo que se ha hecho, lo que se queda y lo que se deja para abrirle paso a lo nuevo. Y ese proceso de reconocimiento del pasado, de elegir lo que se queda y lo que se deja involucra al cerebro, a la mente, a las emociones, al cuerpo y a las relaciones. Es un movimiento de todo un sistema que, mientras cambia, debe mantener un equilibrio en medio de la tensión para no colapsar.

 

Por eso, si los cambios son vertiginosos generan tal nivel de tensión que generan colapsos, destruyendo como un tornado lo que encuentra a su paso.

 

¿Cuál es mejor, trabajo en casa o en la oficina?

 

Dentro de los más grandes cambios a los que nos vimos obligados fue el trabajo desde la casa con toda la familia a bordo. Niños estudiando, parejas trabajando, sin ayuda doméstica, y el respeto por el tiempo personal disminuyendo mientras aumentaba la carga laboral. Y a esto le podemos agregar las tensiones de relacionamiento por la intensidad de la convivencia y, como en muchos casos, los "tapaos" destapaos.

 

Ahora que el slogam en las fotos de los perfiles ha cambiado también, y ya estamos viendo #opentowork, nos estamos preguntando, ¿entonces qué es mejor, teletrabajo o ir a la oficina?

 

Y la respuesta se vuelve más lógica, con mayor sentido de coherencia cuando tenemos claros tanto el Propósito como el propósito. ¿Qué es aquello que vamos a valorar más, que vamos a cuidar más? ¿Qué es lo que queremos alcanzar algún día así parezca una utopía? ¿Para la sostenibilidad financiera y la innovación, qué es lo que tenemos que cuidar? ¿Cómo cuidar al talento humano para propiciar la innovación -que es un concepto de la familia de la adaptabilidad al cambio?

 

Ya hay encuestas en el Reino Unido y otros países en las que los colaboradores de las empresas han manifestado su interés por una alternancia entre el trabajo en casa y en la oficina. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas, y mediante la experimentación en el tiempo es que podemos caminar sin colapsar en el proceso de ensayo, ajuste y adaptación, o si se quiere, de evolución.

 

Las reuniones virtuales son más efectivas y nos han enseñado a escuchar mejor al otro porque no podemos hablar todos al tiempo y los micrófonos hay que tenerlos silenciados. Pero, en las reuniones virtuales también se da la posibilidad de esconderse detrás de la cámara apagada, y de poner atención a otras tareas mientras los otros hablan. También se disminuye el compromiso que un cara a cara físico genera.  Nos ahorramos tiempos de desplazamiento y desgaste pero no interactuamos casualmente ni íntimamente como lo propicia el encuentro físico, el cafecito, la broma y el chiste. El contacto físico propicia mayor comunicación, mayor intimidad, mayor empatía, más cercanía y calidez y todo ello es el mejor terreno para construir confianza e innovación.  Las comunicaciones digitales son perfectas para enmascarar, disimular, esconder emociones. No así la comunicación física, no tan fácil, pues el lenguaje corporal, las micro expresiones faciales, y el contacto físico abre otros canales de empatía que aún no logra lo digital. Además las conversaciones físicas no cansan tanto como sucede con las pantallas.

 

La naturaleza nos demuestra cómo mediante la alternancia podemos sacar lo mejor que la vida tiene para ofrecernos. Cómo la adaptación al cambio, la evolución, se va abriendo paso en el tiempo, entre ensayos acertados y desacertados, tomando lo mejor del pasado y con la claridad hacia el futuro que el Propósito brinda.

© 2019 por Contacto Humano Organizacional.