¿DIOS NO SABE EMPACAR REGALOS?

La semana pasada íbamos caminando por los pasillos de una gran empresa en Medellín, mi amigo saludó de lejos a un compañero y el que estaba pasando por detrás pensó que el saludo era para él y se acercó a conversar. Y vaya perla la que nos soltó!!  Había pasado un fin de semana muy horrible pues el jueves anterior el doctor le ordenó una endoscopia para evaluar la evolución del tratamiento y descartar un posible gastrinoma, o sea, uno de los cánceres más agresivos que hay.

 

Pasó todo el fin de semana pensando que eso era lo que tenía. Ya puedes imaginarte todo lo que vivió en tres días. La familia, la esposa, los hijos que están buscando, la vida, reflexionando, aterrizando, cuestionándose sobre lo realmente importante…

 

El lunes cuando le estaban sedando para la endoscopia le dijo a Dios que en manos de Él estaba su vida, que Él sabía la misión que tenía y que Él verá que hace con él… y se despertó de la anestesia viendo cómo su esposa abrazaba a la enfermera llena de felicidad… no había tal cosa… y lo que es más inexplicable aún es que cuando le mostró los exámenes al médico
sorprendidos comprobaron que se habían sanado las grandes heridas que tenía, sólo quedaban unos leves rasguños molestos, que obviamente requieren atención. 
Cualquier persona después de este suceso diría que al doctor le faltó tacto, que muy inhumano, etc.,etc.,etc.Y qué tal si en lugar de engancharse en críticas que desvían la atención a lo verdaderamente importante, mejor aceptamos los hechos con simpleza y nos preguntamos: ¿para qué sucedieron las cosas de esta manera? Esa respuesta sólo la puede tener quien lo vivió y de pronto su esposa.

Yo como espectadora lo que puedo concluir es que Dios le envió un regalo de LUJO!! ¡Eso sí, empacado de manera que nadie quisiera recibirlo! Un empaque que aterroriza!!  El regalo consiste en ponerlo en una situación de PARE, de confrontación y reflexión verdadera y real para que reorganice las prioridades de su vida en función de los valores más sublimes de la existencia.

 

Apenas lo conocí en este encuentro “casual”, y aun así me atrevo a decir que este hombre al que su calidad humana le sale hasta por los poros  y al que se le ve su alta conciencia de responsabilidad, la úlcera generada por el stress de cumplir todas sus promesas y responsabilidades lo estaba distrayendo del verdadero orden de prioridades que Dios nos pide. Dios y la vida son lógicos, justos y perfectos.  Y nos llaman al orden cuando nos desbalanceamos y distraemos de nuestra misión de vida. Y para más atrevimiento, me animo a decir que esos anhelados hijos, viniendo de un hombre/papá tan especial como se ve él, lo necesitan más centrado en su ser para que desde su bella calidad humana pueda guiarlos en
el maravilloso camino de la vida.  Es como si la vida estuviera organizando las cosas para que puedan venir!

 

Wow.  Todos los días me asombro por lo bella que es la Vida. Lo retador es aprender a encontrar las perlas que están detrás de esos rudos, feos y duros empaques tan malucos, y trascenderlos.  Por todos lados nos están diciendo que aprendamos a ver más adentro y menos afuera. Gracias Dios, gracias, amigos, por este maravilloso encuentro “casual” y por
permitirme compartirlo!!!!

Dana Benarroch.

© 2019 por Contacto Humano Organizacional.